Y aquí estamos a 30 de diciembre, penúltimo día del año y esto se termina ya, mañana decimos adiós a este año 2016. Este no va a ser un post muy largo, ni os voy a contar qué ropa poneros mañana pero eso sí, quiero que sepáis algunas cosas.

Este día lo tenía reservado para hablar con vosotros, para daros las gracias por las visitas y comentarios que me dejáis porque poco a poco estamos creciendo y en parte es gracias a vosotros que me leéis y veis todos los post que hago, con todo el amor y paciencia del mundo. Contaros también que no han sido unos meses fáciles, que el blog no es coser y cantar, hacerte unas fotos, poner de dónde es la prenda y listo. Es mucho más que eso, es pensar en el contenido, es hacerlo con ganas e ilusión y sobretodo es arriesgarte y luchar por lo que quieres. Que te de igual todo lo que digan, que solo te haga crecer y que te empuje hacia delante con más fuerza aún.

Echando la vista atrás, pero que muy atrás, recuerdo cuando empecé a escribir mi primer post, no sabéis lo ilusionada que estaba (y que sigo!). El día que lo publiqué estaba muerta de nervios, atacada por saber cómo ibais a reaccionar, si me ibais a leer, si esto seguiría o si se quedaría en un sueño. Os dejo mi primer post hecho con mucho amor por si aun no lo habéis visto (AQUÍ).

Recuerdo cuando se lo conté a mis amigas, la verdad que no sabía cómo se lo tomarían, si me apoyarían o si no me harían caso, pero la verdad que no podían habérselo tomado mejor, hasta el punto de intentar sacarme cada semana de qué iría el post y leerlo en cuanto salía.

En cuanto al año 2016, hay que decir que ha sido una montaña rusa, pero montaña rusa literal! Empezamos el año con mucha ilusión y energía y poco a poco vamos subiendo mientras vamos cumpliendo esas metas, de vez en cuando nos estancamos y volvemos a caer. Seguimos subiendo y subiendo hasta que llegamos a la cima, pero vuelves a darte cuenta que por mucha cima en la que estés, vas dejando atrás a personas que no querías que se quedasen, u otras que sí, y ves como sigues subiendo esa montaña rusa con nuevas experiencias y con gente nueva. Pero todo lo que sube vuelve a bajar, y todo lo que veías de color blanco se puede poner de color negro y es ahí cuando tienes que luchar por ti, por lo que quieres conseguir y dejar a un lado el qué dirán.

Estamos en unas fechas muy familiares y también en unas fechas muy de comilonas…ya nos entendemos jaja. Lo mejor de todo es que estoy mala, me he cogido un mix entre garganta, gripe y dolor de tripa, pero poco a poco ya me estoy mejorando jeje.

Por último darte las gracias a ti, mi chico, porque sin ti esto no sería igual, porque cuantas veces me habrás hecho fotos, cuántas veces te habré dado la tabarra con que me ayudes con el blog. Seguramente aunque vosotros no tengáis blogs (o sí), seguro que me entendéis de lo que hablo jaja 😉

Brindo por este nuevo año 2017, brindo por lo que está por llegar, por vosotros que me seguís a pie del cañón, esto acaba de empezar y va a seguir durante mucho tiempo.

Para terminar os dejo algunas de las fotos de mis post de este año, cada una tiene una historia detrás, mucho cariño y mucha ilusión, espero que os gusten mucho.

adios1 adios2 adios4 adios5 adios6 adios7 adios8

Un beso muy muy grande, Feliz Navidad y Feliz entrada al 2017 (y no os atragantéis con las uvas que os quiero aquí todas las semanas!)

M.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre cookies, política de privacidad y afiliación.

ACEPTAR
Aviso de cookies